HISTORIA DEL CBD

El aceite de CBD (cannabidiol) se obtiene del cáñamo. Mucha gente confunde el cáñamo con la marihuana, pero el cáñamo es una planta muy diferente. La marihuana y el cáñamo pueden compartir el mismo nombre científico, Cannabis sativa, pero no son lo mismo.

La marihuana se cultiva principalmente por su cannabinoide psicoactivo, un compuesto químico llamado tetrahidrocannabinol o THC, para uso recreativo y medicinal. La marihuana contiene tanto THC como CBD.

El cáñamo sólo contiene un rastro de THC, menos del 0,3%, en comparación con el elevado 5-35% de la marihuana. El principal cannabinoide del cáñamo es el CBD, pero hay más de 100 otros cannabinoides en el cáñamo, así como compuestos que producen sabores y aromas llamados terpenos (por ejemplo, el olor cítrico de las naranjas, el aroma único de los pinos o el dulce olor a flores de la lavanda).

Durante miles de años, el cáñamo se ha cultivado para obtener alimentos, ropa, fibra y combustible. Es uno de los cultivos domesticados más antiguos del mundo. En los primeros tiempos, el cáñamo era un cultivo vital en EE.UU. Durante el siglo XVIII, los agricultores coloniales lo cultivaban principalmente por su resistente fibra.

Sin embargo, la producción de cáñamo se paralizó cuando se aprobó la Ley de Impuestos sobre la Marihuana de 1937. La actitud de la mayoría de la población hacia el cannabis comenzó a inclinarse en gran medida hacia lo negativo. El cáñamo se convirtió en la “mala hierba” porque comparte la misma especie que la marihuana, aunque no contiene el abundante THC de ésta.

A lo largo de los años, muchos han especulado que la verdadera razón de la campaña contra el cannabis se reducía a la preocupación de que el cáñamo pudiera convertirse en un sustituto de bajo coste de la pasta de papel. El industrial estadounidense William Randolph Hearst y la familia DuPont tenían importantes inversiones en las industrias maderera y periodística. Iniciaron una campaña de desprestigio para destruir el lucrativo mercado del cáñamo por temor a que el auge del cáñamo mermara sus beneficios. Sin embargo, años después, se supo que el cáñamo no contiene una concentración de celulosa lo suficientemente alta como para ser un sustituto eficaz del papel.

Ochenta largos años después, el cáñamo finalmente recuperó su estatus legal en Estados Unidos tras la aprobación de la Ley Agrícola de 2018. El cáñamo, definido como cannabis con menos del 0,3% de THC, sale de la lista I de sustancias controladas. Los productos derivados del cáñamo son legales siempre que provengan de cultivadores de cáñamo con licencia. Cada vez más universidades y hospitales han comenzado a estudiarlo. Los estadounidenses ya pueden consumir CBD legalmente. Se puede pedir por Internet y enviarse a los 50 estados.

Las leyes sobre la marihuana también están cambiando a un ritmo rápido en toda América. Aunque sigue siendo ilegal a nivel federal, muchos estados han legalizado la marihuana. En el resto de los estados, algunos la han permitido para uso médico y otros para uso recreativo.

Menú
0